domingo, 1 de noviembre de 2009

Sexto capítulo

- ¡Oh vamos, Nils! ¡No puedes estar todo el día encerrado! Desde que esa chica se marchó no sales de casa, y de eso hace ya más de una semana! Mañana por la noche podríamos ir a ese local nuevo que han abierto, cerca del centro de la ciudad. Till me lo comentó ayer, dijo que te llamase.

- ¿Es que ya pasó de moda Da2?

- No va mal cambiar un poco de aires de vez en cuando. Además, Lucas está preocupado por ti. Mañana te llamo, ¡y si quieres conservar tu integridad física más vale que vengas! – y colgó.

Sunday me había llamado después de una semana sin dar señales de vida. La verdad es que la actividad de estos últimos días se había reducido en estudiar y trabajar. Desde que Anne partió no me apetecía ir a ningún lugar. Se había llevado con ella todo mi entusiasmo, y la idea de salir con mis amigos no me seducía demasiado. Pero algo tenía claro; no volvería a verla hasta dentro de mucho tiempo. Así pues, estaba obligado a razonar y reflexionar para poder salir de esa estrepitosa situación sin algún rasguño.

¿Qué local sería ese del que hablaba Sunday? Quizás podría estar bien y así cambiar un poco la rutina de Da2. Cogí mis apuntes de la universidad y me dirigí a estudiar un rato en el estudio, o al menos intentarlo.

Desde que Anne se marchó no había podido cerrar los ojos en todas mis noches, la buscaba entre sueños y la deseaba por todo lo alto, cogidos de la mano y entrelazados por el pelo. ¿Pero cómo? Se había ido joder, ya no estaba conmigo y su calor había sido tan efímero…
“Oh, vamos, deja de pensar en ella y concéntrate!” Me sumergí de nuevo entre los libros para disipar toda relación de chica polar por un ratito, deliberando a la vez la propuesta que me había hecho Sunday. Quizás el viernes podía estar bien y podíamos pasar un buen rato todos juntos. Y seguro que estaba lleno de chicas, no tan guapas como ella, pero chicas al fin y al cabo.

Cerré el libro y me dirigí a la ducha, pensando todavía en ella. Tenía una corazonada. Algo iba a suceder que daría un rumbo nuevo a todo esto. Lo que yo no sabía todavía era lo mucho que iba a cambiar mi vida en ese local...

1 comentario:

Laura. dijo...

segueix escribint la historia sisplau! m'has fet enganxar..
si publiques un nou capitol no dubtis en avisar-me, que entraré a llegir-lo immediatament!

tots hem tingut algun cop a aquest "amor polar"...!

:)